Si alguno de los barones del PP tenía algún recelo contra las bajadas de impuestos de Madrid, que los había, todos secundaron ayer a Isabel Díaz Ayuso, después de que ­Pedro Sánchez hablara de discrepancias entre presidentes autonómicos populares sobre la armonización fiscal. Todos ven en esas palabras del presidente y la enmienda pactada con ERC un ataque a Madrid, de ahí el cierre de filas con la presidenta madrileña y con Pablo Casado, que defiende la rebaja de impuestos como una seña de identidad del PP –“lo lleva en los genes”– y que considera que el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los españoles. El líder popular, Pablo Casado, salió en defensa de Ayuso, a la que tantas veces ha puesto de ejemplo de lo que haría su partido si estuviera en el Gobierno de España, en especial en política fiscal. Es más, Casado se ha comprometido a compensar las alzas de impuestos que imponga Sánchez con bajadas en las comunidades que gobierna el PP y rechaza que Madrid sea un paraíso fiscal: “Es un modelo alternativo al infierno fiscal en el que han convertido a Catalunya los independentistas y que Sánchez quiere extender a toda España”, dijo ayer. E insistió en que las comunidades del PP seguirán bajando impuestos “porque se crea más empleo, se recauda más y se pueden tener mejores colegios, hospitales y servicios sociales”.

Si alguno de los barones del PP tenía algún recelo contra las bajadas de impuestos de Madrid, que los había, todos secundaron ayer a Isabel Díaz Ayuso, después de que ­Pedro Sánchez hablara de discrepancias entre presidentes autonómicos populares sobre la armonización fiscal. Todos ven en esas palabras del presidente y la enmienda pactada con ERC un ataque a Madrid, de ahí el cierre de filas con la presidenta madrileña y con Pablo Casado, que defiende la rebaja de impuestos como una seña de identidad del PP –“lo lleva en los genes”– y que considera que el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los españoles.

El líder popular, Pablo Casado, salió en defensa de Ayuso, a la que tantas veces ha puesto de ejemplo de lo que haría su partido si estuviera en el Gobierno de España, en especial en política fiscal. Es más, Casado se ha comprometido a compensar las alzas de impuestos que imponga Sánchez con bajadas en las comunidades que gobierna el PP y rechaza que Madrid sea un paraíso fiscal:

“Es un modelo alternativo al infierno fiscal en el que han convertido a Catalunya los independentistas y que Sánchez quiere extender a toda España”, dijo ayer. E insistió en que las comunidades del PP seguirán bajando impuestos “porque se crea más empleo, se recauda más y se pueden tener mejores colegios, hospitales y servicios sociales”.

Por medialuz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *